domingo, 26 de febrero de 2017

¡Feliz 2017!


Feliz navidad, feliz cumpleaños, enhorabuena por el bebé y eh, qué bien os queda esa barba. Si al final Be y yo tampoco nos hemos perdido tanto en esta prolongada ausencia, así que ¿seguimos como si nada?

¿Pero qué me estás contandooo?
Fue hace unos 10 meses cuando subíamos la última entrada al blog y no es que sudásemos mucho para hacerla, ya que se trataba de una colaboración (ah, colaboraciones, esas recurrentes excusas para tomarse unos días de ocio). Quizás deberíamos insertar aquí un par de párrafos lastimeros excusando este paréntesis (más bien corchete) en nuestra intensa y ajetreada vida, pero tampoco vamos a hacer sangre de ello. Ya sé, mis pobrecitos, que habréis estado hasta hoy en un sinvivir de preocupación, pero bien, no más llamadas a la policía ni a los hospitales, hemos vuelto, o al menos nos gustaría intentarlo. Lo que sí voy a manifestar sin pitorreo son nuestras disculpas a todas aquellas personas que enviaron correos y/o comentarios que quedaron sin contestar, no es nada personal, en serio.

Este casi año que ha pasado nos dejó muchas novedades literarias que por desgracia no quedaron reflejadas en el blog; por quedar un poco de interesante citaré la publicación en papel de la esperada obra Harry Potter (Harry Potter y el legado maldito) o una nueva novela de Stephen King, Quien pierde paga, que hasta hace una semana yo ni siquiera conocía. Pero a pesar de nuestra vagancia por darle a la tecla, no hemos pasado todo este tiempo escondidas debajo de una piedra (porque ya se sabe que sin wifi y con pereza, uno pierde la cabeza, o algo así); hemos estado leyendo, aunque más bien poquito, algunas cosas interesantes que queremos contaros

Para acabar estos tres párrafos en los que he escrito mucho sin decir nada, os dejo con la reseña de la última cosilla que he leído; algo ligerito para ir abriendo boca. 


Sinopsis

Si no conocéis esta obra, seguro que sí a su famosísimo autor que destaca por otras buenas creaciones como Receta campesina o Al punto de sal. También mencionar a modo de curiosidad un dato que muchos desconocen (*), y es que este ilustre personaje fue también el autor de la archiconocida Pepsi, pieza que aún años después de su lanzamiento sigue creando un gran hype.

El excepcional sabor y forma características de estas patatas son el resultado de una cuidada selección, corte y lento proceso dorado. O excepcional sabor e forma característica desta batata são o resultado de una cuidadosa selecção, corte e lento proceso de elaboraçao.
(*) En realidad sólo tenéis que leer la parte de atrás de cualquier paquete de Lays para descubrirlo.

Reseña

Decidí empezar esta lectura un día a la hora de merendar y lo cierto es que me dejó bastante satisfecha, en varios sentidos. Utiliza un lenguaje conciso y sin florituras que pretende ir al grano y lo consigue. Por si esto no bastase, incluye dibujos explicativos en la parte trasera, como el croquis de una patata, que resultan vitales para entender el contexto de la obra. Sin embargo, he de decir que el contenido que encontramos aquí es a veces irregular y bastante más escaso de lo que parece a simple vista.

Por otra parte, la edición es muy bonita, parece así muy fina y sofisticada, para que se pueda llevar por la calle con orgullo. También se aprecia la ambición del autor por llegar a diferentes tipos de público, ya que contiene enriquecedoras frases en portugués (me parece). En definitiva es una buena opción para matar los ratos libres entre las comidas e iniciarse en la multiculturalidad, pero no la recomiendo si sois más bien tacaños a la hora de invertir en aperitivos.


Espero que os haya gustado mi reseña literaria de una bolsa de patatas y que también haya servido para despertaros el apetito por nuestro blog. Prometemos intentar volver a publicar de forma más seguida, pero, eh, tenéis que entendernos, el poder del remoloneo es grande, amigos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario